5 pros y contras sobre por qué instalar cámaras de seguridad profesionales es más conveniente que contar con equipos de videovigilancia autoinstalados, según ADT

/COMUNICAE/

Desde la profesionalidad en la instalación hasta contar con medidas de ciberseguridad, las cámaras profesionales proporcionan unos niveles de seguridad que no podrían ser igualados por los dispositivos autoinstalables. El servicio de los profesionales de la Central de Alarmas y la atención personalizada en la instalación, entre las claves más importantes

La inseguridad en el hogar y en los negocios se ha vuelto la preocupación más creciente para los españoles. Según los datos del Balance de Criminalidad correspondiente al tercer trimestre de 2023, difundido por el Ministerio de Interior; la criminalidad total registrada policialmente en España ha crecido un 5%, y los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones ha crecido un 1,5%.

Muchos son los propietarios que están recurriendo a las cámaras de seguridad como forma de proteger sus inmuebles (ya sean residencias habituales o segundas residencias, entre otros) e intentar disuadir a los intrusos. Sin embargo, no todas las instalaciones son iguales y existen diferencias significativas entre las cámaras de seguridad instaladas profesionalmente y las cámaras autoinstaladas. Mientras en el primer caso, se cuenta con el apoyo y gestión de profesionales altamente capacitados, al autoinstalar cámaras de seguridad por cuenta propia, todo queda a cargo del propietario, quien podría no contar con la información y experiencia necesaria para una protección adecuada.  

ADT, empresa líder en alarmas y seguridad electrónica, ofrece 5 pros y contras sobre por qué instalar cámaras de seguridad profesionales es más conveniente que contar con equipos de videovigilancia autoinstalados:

1. Profesionalidad y asesoramiento: las cámaras instaladas por compañías de seguridad (como ADT, por ejemplo), son instaladas por profesionales cualificados con experiencia en la seguridad del hogar, pudiendo así recomendar y aconsejar a los propietarios para poder hacer más eficiente el uso del sistema. Su correcta ubicación y configuración, además de disuadir a los intrusos permitirá brindar la seguridad que el propietario necesita.

  • Por más buena voluntad que se tenga, una cámara autoinstalada podría no cubrir las zonas más desprotegidas del hogar, por la falta de conocimiento y experiencia en su instalación. Es importante tener en cuenta la iluminación, configuración y también saber que las cámaras no deben apuntar a la vía pública, zonas comunitarias o a otros hogares, porque deben cuidar de la privacidad, algo que de no hacer podría generar problemas al propietario. En otras palabras, los sistemas de vigilancia están sujetos a regulaciones y normativas específicas y es necesario que quien instale el sistema conozca y cumpla con ellas.

2. Protección avanzada y conocimiento: las cámaras de seguridad instaladas por profesionales suelen contar con la última tecnología y poseer funciones avanzadas como la detección de movimiento, visión nocturna e incluso hoy en día a través del video inteligente y la video analítica, la detección de personas, animales o vehículos, que proporcionan capas adicionales a la seguridad del hogar. Si las cámaras han sido instaladas por un profesional con experiencia y conocimientos en la instalación de sistemas de videovigilancia se puede garantizar que el sistema se configure correctamente y funcione de manera óptima para proporcionar las funcionalidades necesarias, según el caso específico de cada hogar o negocio.

  • Las cámaras profesionales siempre contarán con el respaldo de un profesional que sepa cómo sacar el mejor partido para un correcto funcionamiento. Una instalación correcta es mucho más que la simple colocación de la cámara. Esta debe cumplir con las condiciones necesarias para asegurar la protección del hogar o negocio, como por ejemplo, ser funcional a la dinámica del hogar o del negocio, ubicarse en las zonas más adecuadas para cubrir las zonas a visualizar y proteger o aquellas que podrían implicar un peligro de intrusión.

3. Soporte técnico continuo y garantía: las empresas de instalación profesional ofrecen soporte técnico continuo y garantías para el sistema de seguridad y alarmas instaladas, lo que ayuda en caso de problemas y brinda tranquilidad de saber que todo será resuelto.

  • Además, los sistemas de seguridad de ADT, por ejemplo, ofrecen una serie de servicios complementarios más allá de la intrusión, como la detección de incendios, alertas médicas o monitoreo remoto. Estas alertas, junto con el servicio de apoyo de la CRA, proporcionan la tranquilidad necesaria y el mantenimiento del sistema. En cambio, en el caso de contar con cámaras autoinstaladas, el propietario deberá estar atento constantemente a las alertas que estas puedan enviar e incluso a su correcto funcionamiento.  Sin dejar de lado que una avería o fallo podría incurrir en la pérdida de las imágenes de un hecho importante. 

4. Protección y ciberseguridad asegurada: es crucial que las cámaras de seguridad tengan medidas de encriptación y ciberseguridad. Las cámaras de videovigilancia pueden capturar imágenes con la actividad de las personas, la disposición de una instalación u otra información importante. Si estas cámaras son comprometidas por hackers, la privacidad de las personas y la seguridad de la información pueden estar en riesgo.

  • Quien gestione cámaras de seguridad auntoinstaladas, deberá protegerse contra la ciberdelincuencia para preservar sus datos y evitar disgustos. No implementar este tipo de medidas, podría suponer una falta de protección que no garantice la privacidad, la integridad y la seguridad de los datos capturados y almacenados en las cámaras.

5. Apoyo 24/7 a través de la Central de Alarmas: las cámaras de seguridad instaladas por profesionales tienen la opción de ser conectadas a una Central de Alarmas 24/7 y ser un medio más de verificación de las señales de alarma que en ella se reciban. El usuario podrá contar con un equipo de operadores altamente capacitados para ayudarle ante cualquier alerta en el hogar que llegue a través de un dispositivo de seguridad. Desde la Central de Alarmas se verificará y se activarán los protocolos oportunos según la legislación vigente, avisando si es necesario a la Policía o servicios de emergencias.

  • Aunque el propietario pueda generar alertas en su dispositivo móvil para conocer el estado del hogar, este deberá estar atento las 24 hs del día. Además, puede ser el mismo propietario la víctima de un robo o de una emergencia y no poder dar aviso a las fuerzas de seguridad, o simplemente estar ocupado, o desconectado, y no estar disponible como para atender la alerta. La falta de apoyo de la CRA implica no contar con una capa adicional de seguridad y tranquilidad para el propietario.

«En ADT, sabemos que la seguridad del hogar y de los negocios es prioritaria para los españoles, y en especial en el contexto del entorno digital. Las cámaras y las alarmas, con su sinfín de funciones más allá de la seguridad, son importantes para prevenir robos, detectar intrusiones, y brindar protección y tranquilidad a nuestros clientes. Por ello, estamos comprometidos en brindar soluciones fiables e innovadoras, que puedan acercarles, la tranquilidad que necesitan, gestionando su propia seguridad y sabiendo que su hogar está protegido incluso cuando no están presentes.», comentó José González Osma, director general de ADT.

Fuente Comunicae