Ante el estancamiento del acuerdo de Gibraltar, EuropaSur insta a pensar en un plan B para el Campo de Gibraltar

Para firmar un mal acuerdo, mejor quedarnos como estamos e ir pensando en un plan B para el desarrollo social y económico del Campo de Gibraltar

En medio de un escenario post-Brexit cargado de incertidumbre y negociaciones complejas, el Campo de Gibraltar se encuentra en una encrucijada crucial respecto a su futuro. La región, históricamente condicionada por la situación de Gibraltar, enfrenta hoy el reto de definir su desarrollo socioeconómico en un contexto donde las negociaciones entre España y el Reino Unido parecen estancarse.

El Acuerdo de Nochevieja, firmado el 31 de diciembre de 2020, se presentaba como una luz al final del túnel, una promesa de integración de Gibraltar en el espacio Schengen y la creación de una «área de prosperidad compartida» que beneficiaría tanto a los habitantes del Peñón como a los del Campo de Gibraltar, y muy especialmente a La Línea de la Concepción. Sin embargo, más de tres años después, el consenso sigue siendo esquivo, y las fronteras del Peñón mantienen sus controles, perpetuando una situación de incertidumbre y tensión en la región.

Los puntos de fricción son varios y de gran calado, incluyendo aspectos críticos como la presencia de autoridades policiales españolas en el puerto y aeropuerto de Gibraltar, la lucha contra el blanqueo de capitales, el contrabando de tabaco, la nivelación fiscal, y la igualación de las pensiones de los trabajadores españoles en el Peñón. Estos elementos, claves para garantizar una verdadera «prosperidad compartida», parecen obstaculizar el avance hacia un acuerdo definitivo.

Ante este panorama, el editorial de EuropaSur hace un llamado a la prudencia y a la reflexión, sugiriendo que ante la posibilidad de firmar un acuerdo que no satisfaga las necesidades y expectativas de todas las partes involucradas, sería preferible mantener el status quo. En esta línea, propone la necesidad de elaborar un plan B que contemple el desarrollo social y económico del Campo de Gibraltar, independientemente del desenlace de las negociaciones con Gibraltar.

Este momento de incertidumbre debe servir como un impulso para repensar y redefinir el futuro de la región, buscando estrategias que permitan afrontar los desafíos actuales y futuros de manera autónoma. La construcción de un plan B no solo es una medida de precaución ante la posibilidad de un acuerdo insatisfactorio, sino también una oportunidad para fortalecer el tejido social y económico del Campo de Gibraltar, enfocándose en sus propias capacidades y potencialidades.

En definitiva, la situación actual exige una visión a largo plazo que trascienda las inmediatas negociaciones sobre Gibraltar, poniendo en el centro el bienestar y el progreso de las comunidades del Campo de Gibraltar. Frente a la incertidumbre, la región está llamada a tomar las riendas de su destino, explorando nuevos horizontes de desarrollo que le permitan navegar hacia un futuro más estable y próspero.

The post Ante el estancamiento del acuerdo de Gibraltar, EuropaSur insta a pensar en un plan B para el Campo de Gibraltar first appeared on Viajes, opinión, cultura y curiosidades.